fotos aer

fotos aer

“La Constitución ordena la separación clara entre el Ejército y la política. Cuando se rompe esa frontera se presentan excesos, como los ocurridos durante la guerra sucia en los años 70; entonces el Ejército se convirtió en instrumento de combate contra la disidencia política”.

Alejandro Encinas Rodríguez
Coordinador de los diputados del PRD
LXI Legislatura



Fingir sordera
Alejandro Encinas Rodríguez
El Universal
Martes, 11 de Julio de 2017

Ahora resulta que no escuchó. Que pasó desapercibida la respuesta tajante de: ―absolutamente‖, que Donald Trump dio cuando se le cuestionó respecto a si mantenía su posición de que México pagaría el muro que pretende construir en la frontera entre ambos países.

De nueva cuenta el silencio y la evasión, en vez de encarar con decoro las afrentas que el presidente de los Estados Unidos ha hecho a México y a los millones de paisanos que residen en aquel país, quienes ante la debilidad del gobierno mexicano se encuentran en indefensión.

Basta revisar las imágenes difundidas de las reuniones que sostuvo Trump con sus homólogos de Rusia y México, para constatar en su lenguaje corporal el trato de iguales con el primero y la profunda indiferencia y menosprecio con el segundo.

Esta condición no puede prevalecer. Peña Nieto debe asumir definiciones claras en defensa del interés de la nación. Enfrentar y desmontar los mitos y falsedades del discurso de odio de Trump que ha alentado la hispanofobia y la discriminación, no solo contra los mexicanos, sino también contra la población latinoamericana y otras minorías residentes que emigraron a ese país.

Trump miente al afirmar que los migrantes han arrebatado empleos a la población blanca, siendo que, como lo han demostrado diversos estudios, la población migrante se emplea en sectores donde no se desempeñan los trabajadores norteamericanos. Miente cuando afirma que la precarización de la clase media norteamericana es resultado del empleo de migrantes que, por su condición de indocumentados, perciben salarios menores o por el cierre de empresas que emigran a nuestro país donde, también, los trabajadores perciben bajos salarios, cuando en las negociaciones del TLC los gobiernos se negaron a establecer una cláusula de homologación laboral, y cuando los mayores daños a ese sector de la población han derivado de la especulación y de fraudes financieros, como sucedió con las llamadas ―hipotecas basura‖ de la primera década del presente siglo, que llevó a la intervención de bancos, la quiebra de empresas y la pérdida del patrimonio de millones de familias.

Trump acusa a los mexicanos de delincuentes y de esquilmar la economía norteamericana con las remesas que envían a nuestro país. Falso. Los mexicanos residentes en ese país son gente de trabajo y forman parte del engranaje fundamental de la economía norteamericana. De acuerdo con información difundida por el embajador de México ante las Naciones Unidas, los trabajadores mexicanos aportan 400 mil millones de dólares anuales al PIB norteamericano, mientras remiten alrededor de 27 mil millones de dólares a México.

Este es un fenómeno mundial que las grandes potencias se niegan a reconocer. De acuerdo con Naciones Unidas, a nivel global existen 240 millones de personas migrantes, 3.3 por ciento de la población mundial, que generan el 9.4 por ciento del PIB mundial, es decir, 6.3 trillones de dólares, a pesar de la xenofobia y las limitaciones a la movilidad humana que les han impuesto.

Sin embargo, Peña Nieto ha dado prioridad y ha asumido como una catástrofe la revisión del TLC de Norteamérica, cuando debió haber asumido firmemente su negativa, al menos como estrategia de negociación. Desde la izquierda mexicana nos opusimos a la firma de dicho tratado porque no reconoció las grandes asimetrías con nuestra economía y la negativa a incorporar los aspectos laborales y migratorios entre otros aspectos.

Una revisión del tratado en condiciones dignas debería plantear la inclusión de nuevas clausulas: respeto a los derechos humanos; principios democráticos de los gobiernos parte; homologación laboral; rescate del campo mexicano; compromisos ambientales y fundamentalmente: movilidad humana.


Peña Nieto debe entender que México es una nación transterritorial. Que sus responsabilidades son con los 120 millones de mexicanos en el país y los 31.6 millones de personas de origen mexicano en Estados Unidos, y debe asumir con dignidad la defensa de sus derechos allende la frontera. (Senador de la República)

No hay comentarios:

¿Qué es la Fundlocal?




En este espacio podrás encontrar información actualizada acerca de las actividades y el pensamiento de Alejandro Encinas Rodríguez, uno de los principales dirigentes de la izquierda mexicana.